lunes, 2 de noviembre de 2009

Pensando.

Ayer me llamó la Cota García. Le contesté solamente porque no tengo su número registrado. Sonaba feliz de la vida, y supe de inmediato que era por Francisco. ¿Supiste que tu marido está viviendo con su amante en tu departamento?, fue lo primero que me dijo. Ex marido, le corregí, y sí, ya lo sabía, le mentí para no darle en el gusto.

Apenas dejé de hablar con ella me hice un vodka tónica. Por eso Francisco no tuvo problemas en acceder a todas mis peticiones económicas: me dio la mitad del valor del departamento, me da dinero mensual, me dejó llevarme mis muebles favoritos… Qué le vamos a hacer, le gustan las rotas. De todas maneras siempre me sentí mucho para él, y quizás eso le molestaba. Porque no cualquier hombre soporta tener de compañera a una mujer regia como yo. Con la rota esa se siente más a gusto.

Ahora me da lo mismo lo que mi círculo social pueda pensar, porque Francisco se hizo un flaco favor al vivir con la rota, y uno grande a mi. Primero, no hay nada más último que “irse a vivir”. El matrimonio es para la gente de bien, eso es obvio. Segundo, me imagino al pobre de Francisco (me da hasta lástima) yendo a esas cenas finísimas que nos invitaban, con la rota teñida rubia del brazo. Obvio que toda la gente se dará cuenta que yo era demasiado para él.

Tomando mi tercer vodka tónica (tuve que practicar para que me quedaran ricos porque me había acostumbrado a que me los hiciera la nany, que al final se quedó con Francisco. Ahora tengo una nany peruana) encontré que la Lena tiene razón. Debo ir al matrimonio de Juan Antonio, y del brazo de un hombre apuesto y educado. Si lo único que me molesta es que tendré que conocerlo en una especie de cita a ciegas, que encuentro último. Y no tengo porqué llamar a Juan Antonio; con que les haga llegar un regalo basta y sobra.

Este sábado conoceré a Johann. Estoy un poco indecisa si uso un vestido precioso que tengo sin estrenar, o unos jeans que me hacen ver demasiado regia. Es que no quiero darle la señal equivocada: a través de mi ropa él debe darse cuenta que trata con una dama, que no porque ahora vivo sola y tengo dos matrimonios a cuestas soy fácil. Pero divertida y buena compañera, eso de todas maneras.

3 comentarios:

Sabina Atalaski dijo...

Me sacaste risas con dos frases:

- "...unos jeans que me hacen ver DEMASIADO regia"

- "pero divertida y buena compañera, eso de todas maneras"

¿¿¿Puede ser más weona esta mina? ¿será humana o literariamente posible? jajaja

Voy y vuelvo dijo...

bueno, la mina con esa autoestima tan alta revela el poco aprecio que siente por ella.

perdon que insista, pero a esa mina yo la conosco, aunque no me puedo recordar donde la conoci.

saludos.

bellota_b dijo...

jajajaj y el "irse a vivir" notable!!!!!!!!!!...diste varías frases entretenidas.Ucha! yo quiero que una rota se lleve a ogro,pa' quedarme con tanta cueva...depa,dinero,pero nana peruana...algo es algo jajajaja
yap buena manera de irme a dormir!...sacaste sonrisa a mi día de mierda!:D