lunes, 23 de noviembre de 2009

El Regalo.

Después de la cena con Johann tomé una decisión: iré al matrimonio de Juan Antonio con él. Así le demuestro que mi vida sigue, que me da lo mismo que se case con la china fea, y que estoy acompañada.

Partí entonces a comprarle el regalo. Encontré un juego de cuchillería finísimo, que hasta me dieron ganas de dejármelo para mí. Así, cada vez que coma algo, me recordará. Y capaz que la china fea aprenda a comer como la gente, aunque lo dudo.

Fui al instituto donde Juan Antonio enseña ese karate medio raro, para entregarle el regalo. Me puse ropa deportiva que marca mi figura, para que piense que vengo del gimnasio, que hice un alto en mis actividades, no que sólo voy a verlo y nada más en mi día.

Me asomé por la ventana de la sala donde hace clases, mientras algo les hablaba a sus alumnos. Abrió los medios ojos cuando me vio, dijo algo y salió a saludarme.

- Qué bueno verte- Me dio un abrazo el muy fresco, que yo no respondí.- ¿Significa que ya no estás enojada conmigo?
- Jamás estuve enojada contigo, Juan Antonio. Necesitaba tiempo para ordenar mi vida.
- ¿Y ya está todo bien?
- Muy bien. De hecho, te vengo a dejar el regalo de matrimonio y de paso contarte que iré con mi nueva pareja, porque la invitación es para mí y acompañante, ¿no?
- ¿Tu nueva pareja? ¿Tan rápido?

No le pude contestar porque apareció la china fea. Juan Antonio tuvo cambiar su expresión de asombro y presentármela. Aproveché ese momento para entregarles el regalo.

- Te lo agradezco mucho- me dijo ella en un español pésimo,- pero estamos inscritos en una lista de novios, que incluye el servicio de reparto.
- Jamás compro en multitiendas. Por eso lo traje personalmente- le respondí.
- Te agradezco mucho el detalle- me dijo Juan Antonio.
- ¿Y vendrá tu familia desde tan lejos al matrimonio? – le pregunté a la china sólo porque soy educada.
- Vendrán mis padres – me respondió.
- Pobrecitos, me imagino lo terrible del viaje. ¿Cuántas horas son desde China hasta acá?
- Soy japonesa, no china.
- Es como si a ti te dijeran boliviana o peruana – Juan Antonio me lo dijo con un tono de voz molesto.
- Muy difícil que me confundan con algún indio – le aclaré. - Mi porte y cara más parecen de europea. Ya les contaré como me atienden de regio cuando ando por allá, porque creen que soy una de ellos.

Al parecer la conversación quedó congelada desde ese momento. Como si fuera mi culpa que los chinos sean todos iguales. De todas formas les deseé que todo les saliera a las mil maravillas, sin inconvenientes, y me fui. Camino a mi casa, llamé a la Lena para contarle el gran paso que estaba dando.

6 comentarios:

celeste dijo...

puta la $%&/· tonta, viste si de verdad no se da cuenta cuando la caga!

Voy y vuelvo dijo...

ella, la mas europea. me recuerda una frase que mencionan los dominicanos "se ve tan español" para renegar de lo afro que son.

que tontera

Laura Virtual dijo...

Uy, lo único que envidio es la tremenda autoestima que tiene esta mina...

aunque si para tenerla hay que ser así de weona, me quedo como estoy nomás...

Olivia dijo...

Ojala pase algo sabroso en el matrimonio...recordé un capitulo de friends cuando Ross se estaba casando y en vez de decir el nombre de su futura esposa Emily dice: yo Ross Te tomo a ti, Rachel"...plop!

No se porque pero igual me cae mal la china..

natii dijo...

Estuve pensando si conocía a una mina tan hueca como la protagonista, pero no di con nadie. Hasta que me acordé...estaba pensando sólo en minas siendo que conozco un tipo tan hueco como ella.

Fijado en las marcas, si la mina es rica o no, si tiene plata, si tiene apellidos raros y si es blanca como la nieve. Se jura mino y cree que con esa, las tiene todas.

Me cae mal Juan Antonio ¿cómo tan pavo?, seguir pegado con una mina cero aporte.

Rocio dijo...

aaaahhhhhhhhhhhh, por la miercale que me rei con este capitulo jajajajajajajaja

no es más hueca por que no se levanta antes no más, jajajaja hasta me imagine a la china-japonesa con la gota al lado mirandola jajajajajajajajajajajaja