lunes, 8 de junio de 2009

Las pruebas

Mientras esperaba a la Lena, traté de recordar si Francisco había estado actuando extraño o haciendo algo que me hiciera dudar de él. No pude recordar nada, ni una señal, ni un gesto distinto. Además que nada que venga de la Cota García puede ser verdad, si es una pobre mujer con una vida horrenda. Mejor esperaba a la Lena y sus “pruebas”; tan ingenua que es a veces, y eso que vivió en Alemania tanto tiempo.

Como había pasado el rato y no le había devuelto el llamado a Juan Antonio, me mandó un mensaje de texto: “te espero el jueves en mi departamento, a las 3 de la tarde”. Dudé un rato en responderle que sí (aparte que encuentro tan de adolescentes enviar mensajes de texto), porque me imaginaba que me iba a estar esperando con la china fea a tomar té. Le mandé de vuelta un escueto “ok”, para hacerme la interesante.

Finalmente llegó la Lena con las famosas “pruebas”: un par de fotos de celular, donde supuestamente se veía a Francisco caminando con una mujer, la otra se les veía besándose en la boca y la tercera subiéndose a un auto. Remarco el supuestamente porque lo único que se les ve es la espalda y están sacadas de bien lejos. La Lena me contó que el Flaco Cortés las sacó y se las llevó impresas a la Cota García (de seguro para que lo deje tranquilo un rato) y esta horrenda mujer se las entregó a la Lena con una sonrisa en el rostro y diciéndole que esperaba asistir a mi tercer matrimonio.

Sin embargo, por más que las miré, no podía asegurar que era Francisco. Imposible, si él se nota tan enamorado de mí, me llena de regalos y nuestra vida en común sigue igual. Le dije a la Lena que se fuera tranquila, que me dejara las fotos y que yo hablaba con Francisco, para reírnos juntos de esta infamia. Obvio que la Lena quiso dárselas de detective, pero la mandé a su casa con viento fresco.

Francisco llegó alrededor de las 9 de la noche, como lo hace habitualmente. Esta vez no venía del gimnasio, sino que del trabajo: lo deduje por su cara de cansado. Nos sentamos en el living a esperar que la nany nos trajera los aperitivos, momento que aproveché de entregarle las fotos. Las quedó mirando un rato, me miró (de seguro se fijó en mi cara llena de risa) y me preguntó:

- ¿De dónde salieron estas fotos?
- ¿Puedes creer que la rota de la Cota García se las pasó a la Lena como pruebas de tu infidelidad?
- ¿Quién es la Cota García?
- La rota antipática que iba en mi colegio, desde siempre hemos sido rivales. Te conté que se portó pésimo conmigo en el encuentro.
- Tienes razón. ¿Y de dónde se consiguió ella estas fotos?
- Su marido, el Flaco Cortés. Lo que pasa es que él se la pasa gorreando y supuestamente él te vio con esta mujer, te sacó estas fotos y se las entregó. Debe ser una manera de decirle que no es el único.
- ¿El Flaco Cortés? ¿Lo conozco?
- De seguro que sí, porque si no cómo él iba a saber que yo soy tu mujer.
- Déjame las fotos. Conozco a un par de apellido Cortés, capaz que hayan visto tu foto en mi escritorio y de ahí concluyeron todo esto.
- Son tuyas; de todas maneras las iba a votar. ¡Pero no te pongas tan serio! Dime si acaso no es para la risa.
- No mucho, mi amor. ¿Qué hubiera pasado si tú creyeras que el de esta foto soy yo?
- Jamás lo hubiese creído. Sé que eres un hombre bueno y fiel.

9 comentarios:

Laura Virtual dijo...

Y cuando pensabamos q iba a quedar lla cagá... se nos puso sensata...
Wuaaaaa

SRTA TEMPLARIA dijo...

TAMPOCO LE DIJO QUE NO...

Por dónde pecas, pagas XD

Saludos!

celeste dijo...

se nota que Francisco conoce a su mujer...jajajaja...ojala se la este cagando, o no??

celeste dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sandra dijo...

Me sorprende!!! ¿¿¿O será que se cree la muy muy y que a ella nadie le podría ser infiel???..

Veamos que pasa...

Saludos

Sandra

Nati dijo...

Es mas tonta que una puerta esta pobre... pero demasiado adorable!!!
Te felicito, está muy entrete la historia.

TIA K dijo...

Hay algunas mujeres que sólo ven lo que quieren ver , y esta tonta se cree que sólo ella puede colocar los cuernos jajajj.

SU castillo se le caería en mil pedazos si el marido tuviera una amante

Sabina Atalaski dijo...

Haz que se la esté cagando, por fa... quiero ver como una mina ABC1 se banca algo como eso, jajaja... si no, otra opción pa darle un giro inesperado es que le dé la gripe porcina.

Besos!!!

TATIANA dijo...

el ladrón juzga por su condición. No va a darselas de digna ahora :D

Muy buena la historia