lunes, 9 de marzo de 2009

La Lena y el muy fresco.

Gracias al famoso encuentro anual que estoy ayudando a organizar (ya llevamos tres reuniones y he quedado como reina, porque estoy a cargo del cóctel y una niña del trabajo de Francisco me prepara la información con carpetas para cada una) navego mucho tiempo en facebook, contactando gente, respondiendo algunas consultas –medias tontas la verdad- en el grupo que se hizo para este efecto. Es casi como un trabajo. ¡Hasta me estreso!

Y de tanto pasar en facebook (a pesar que me lo había prohibido a mi misma), un día no pude más y, al lado de buscar, tecleé el nombre completo: Juan Antonio Soriano Camino. Lo encontré - su perfil es privado -, eso sí que me puse a ver a quien tenía de amigos y agregué a todas las viejas del curso de bonsái. Igual como que me anduve arrepintiendo un poco, si en el fondo apenas las tomaba en cuenta y no aprendí nada (algunas ridículas tienen álbumes completos de sus “creaciones”, se deben morir de la envidia con mis fotos de puros viajes), sin embargo, varias me aceptaron. Y hasta ahí quedó todo.

Hasta que me junté con mi amiga del alma del colegio, gracias al facebook nuevamente: la Lena Segeth. Apenas salimos de cuarto medio, partió donde sus abuelos a Alemania (vivía en un pueblito donde está el castillo de Walt Disney), allá conoció a un alemanote y se casó. Al principio nos escribíamos siempre y hasta hablábamos por teléfono, pero con el paso del tiempo sólo nos comunicábamos para las fechas más importantes. Lleva en Chile poquitos meses, con su marido y sus dos hijos. Quiero que se críen como los latinos, bien cariñosos, me dijo cuando fui a su casa de visita.

La Lena sabía todo sobre Juan Antonio, pero le conté con más detalles lo último que habíamos pasado juntos. Según ella, él volvió con la china fea por despecho, porque de seguro todavía está enamorado de mí. Entonces me dio la idea cómo averiguar de él en facebook: tenía que ver las fotos de las viejas del curso de bonsái, las fotos en que ellas salen, y meterme a ese álbum (según la Lena aunque sea de otra persona podré acceder) y capaz que aparezca por ahí Juan Antonio.

Apenas llegué a mi casa le pedí a la nany un vodka tónica mientras me instalaba en mi pc rosado. Me demoré dos horas en encontrar un álbum de fotos que saliera Juan Antonio: se trataba de un paseo del instituto chino o japonés, da lo mismo. Se veía tan regio, tan serio, tan sexy. Hasta que vi una foto con la china fea esa. Iba en mi tercer vodka tónica –más el vino que tomamos con la Lena en el almuerzo - que de seguro eso fue lo que me envalentonó, porque le escribí un mensaje, molestísima, diciéndole que encontraba el colmo todo lo que estaba haciendo con la china fea esa, que había cambiado tanto que no lo conocía, que adonde habían quedado sus palabras de amor hacia mí, que cómo en tan pocos meses era capaz de amar a otra, que la pobre china fea estaba ilusionada, que está con un hombre que cambia sus sentimientos de un día para otro, si es que tenía sentimientos, que yo por suerte sigo felizmente casada con un buen hombre, que tengo las cosas claras en la vida y que no actuó como un adolescente.

Vamos a ver si se atreve a responderme algo el muy fresco.

4 comentarios:

Sabina Atalaski dijo...

jajaja... como diría una amiga mía: Deja esa weá del copete!!!!!

Sandra dijo...

Gallaaaaaaaa!!!! Yo hice lo mismo!!!.. y no hace mucho tiempo atras...Que verguenza.. Después de colocar "enviar". Me arrepentí.... Nunca recibí respuesta... Mejor asi.. Pero el muchacho en cuestión se debe haber creido la última chupá del mate... Capaz que crea que aun me interesa.. Era sólo para "cerrar puertas".. Eso me dijo el doc al menos. jejeje

Espero que lo estés pasando chanchus en tus vaca.

Saludos

Sandra

Laura Virtual dijo...

jajaja... nunca meterce al PC con copete...

Rocio dijo...

jajajajja, esta mina no es más hueca por que no se levanta más temprano jajajajaja