lunes, 4 de octubre de 2010

¿Qué hago?

Necesito escribir todo lo que me ha pasado, porque la verdad es que estoy muy confundida y no quiero volver al siquiatra: es sólo pérdida de tiempo y de dinero. Además que con ese fin me regaló el latero de Francisco este computador.

Las Fiestas Patrias no quiero ni recordarlas, porque hasta pelié con Javier. La cabañita en las Cruces muy bonita y todo, pero desde que llegamos me sentí fuera de lugar. Me quedé callada hasta que Javier me dijo que nos habían invitado unos amigos a un asado en Cartagena. ¿Yo, en Cartagena? Me explicó que era una de esas casonas de antaño, lejos de playa, gente de bien pero en desgracia. Y bueno, como no entendió mi postura – según él parezco una pobre niña rica-, tomé mis maletas y me fui donde mis papás a Con Cón.

Obvio que allá mi mamá dale con que volviera con Francisco, que la familia está primero, que tengo que embarazarme, que lo perdone por una propiedad a cambio… hasta que le dije que hablara con él personalmente.

Aparte de mi madre molestándome, me relajé bastante, dormí, me di baños largos en el jacuzzi y decidí que, una vez que Francisco ponga a mi nombre el departamento, lo arrendaré y me iré a vivir al de antes que cometiera el error de volver con él: me gusta mucho el barrio y la idea de decorarlo me encanta.

El martes de semana pasada, ¿o fue el miércoles?, mi mamá se juntó a hablar con Francisco. Llegó bastante desanimada a contarme que él está feliz con la idea de ser padre y que no tiene ninguna intención de arreglar el matrimonio conmigo. ¿Viste? Si a Francisco siempre le gustaron las rotas, mamá. Me quedó mirando con la misma cara que cuando era niña y hacía algo indebido, y me contestó: si te vuelves a casar, por favor haz algo pequeño y sin publicidad. No soportaré pasar más verguenzas, menos a mi edad.

Por otra parte, Javier es un latero del tipo “romántico”. Mientras estuve en Con Cón me envió mensajes de texto, que me extrañaba, que tenía ganas de verme. Le respondí – después del décimo mensaje- que la “pobre niña rica” no tenía ganas de verlo.

Para que sufriera un poco, me aparecí por su loft recién el jueves pasado. Estaba en una de sus clases y tuve que esperarlo en la terraza. Después me dio un gran abrazo y que lo perdonara, que él trataría de ponerse en mi lugar, que tenía muchos planes para nosotros y “nuestro futuro”.

Y aquí el gran problema, porque Javier quiere que me vaya a vivir con él. ¿Lo bueno? Que tendría el dinero del arriendo de los tres departamentos para mi solita. ¿Lo malo? El barrio, pobre y triste para mi gusto. Me da lo mismo que sea patrimonial o como sea que le dicen, la peluquería y el gimnasio me quedarían como a 40 minutos, y ni hablar de mis restaurantes favoritos.

En fin, le dije que este viernes le respondería. Iremos a cenar a uno de mis lugares favoritos. Mientras tanto, espero la respuesta del abogado de Francisco.

5 comentarios:

SRTA TEMPLARIA dijo...

jaja chan!

Voy y vuelvo dijo...

ya la mina esta lista para la foto otra vez. una pequeña correccion. creo que es "peleé" en vez de "pelié". digo, se supone que es "fisna" (asi hablan los dominicanos que se cren cuicos)

gracias por atender mis ruegos.

Leslie Miranda dijo...

Nunca dejará de ser una infeliz, sea quien sea con quien esté.

Sandra dijo...

A mi me empezó a dar pena ella.

bellota_b dijo...

Cuando se va a poner fome tu escrito!!... jajajaa....
notable mi guacha...me gusta mutto!!!