lunes, 26 de abril de 2010

La celebración de mi cumpleaños.

Apenas pude invitar a 30 personas. ¡Me quedó tanta gente afuera! Por más que le rogué a Francisco, le lloré, no cambió de opinión. Ahora somos otros, y nuestros amigos lo tienen que entender, me dijo. Eso, a pesar que le comenté que ya le había avisado a mucha gente que haría una gran fiesta de disfraces. Y de seguro que ahora pensarán que somos pobres. No me importa lo que piensen los demás, me respondió.

Tuve que mandar correos electrónicos a todas las personas que había pensado invitar inventándoles una excusa. Es que me dio verguenza llamar por teléfono. De algo me sirvió el terremoto maldito: escribí que por culpa de éste, no había tenido el suficiente tiempo para organizarlo todo. Y como en nuestro comedor caben 30 personas sentadas, no pude invitar más.

Francisco me hizo dos regalos: el "espiritual" (según él), una cruz de plata con su respectivo colgante, de plata también. Lúcelo con orgullo, porque representa nuestra nueva vida, me dijo cuando me lo entregó. Obvio que jamás lo uso, aparte que no me combina con ningún aro. El otro regalo, el "mundano": una gift card para ir a comprarme lo que yo quiera. Tampoco me gustó mucho, porque prefiero comprarme ropa por internet, más exclusiva. Tendré que esperar que se le pase esta faceta de buena persona a mi marido.

La cena, gracias a Dios, estuvo elegante y bien regada con lo mejor. Todos me hicieron regalos finísimos, menos la Alison y la Lena, que me regalaron un traje de "policía". No lo mires así, que harto caro que nos costó, me dijeron muertas de la risa. Ni se lo mostré a Francisco.

Ahora que lo pienso, fue muy desilucionante celebrar mi cumpleaños de esta manera, tan apagada. Y eso que ni he hablado de Juan Antonio - porque no lo debería hacer para poder olvidarlo definitivamente- que me ha mandado mensajes de texto (primero para saber cómo me fue con el terremoto y luego para desearme feliz cumpleaños). Los leí y los borré.

En fin, veré hasta cuando soportaré a mi marido y su postura de buen samaritano. Y eso que todavía no escribo acerca del "trabajo" que se le ocurrió para mí.

Que cumpleaños más horrendo el que tuve.

7 comentarios:

Voy y vuelvo dijo...

xuxa, no hueis que la mina esta de cumpleanos el mismo dia que yo. lo que me faltaba

celeste dijo...

pucha... la verdad, no lo lamento para nada.

Leslie Miranda dijo...

ahh pobrecita ella.. pobrecita que va a tener que trabajar

me cagué de la risa con lo de la cruz, no le combina con ningún aro! jajajajajaja estuvo guena esa salida me hizo mucho reír

bellota_b dijo...

Que se va a disfrazar de policia si la única gracia que tiene es gastar plata con cero conciencia.

uta'y yo estaría fascinada con 30 invitados :D


sipo' lo de la cruz notable!...bien chuchetis.

bellota_b dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
bellota_b dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SRTA TEMPLARIA dijo...

juajauajau q me das risa XD